X

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Home
RACVN Real Automóvil Club Vasco Navarro
replicas de relojes tag heuer comprar replicas de relojes
Hazte socio Descarga tu hoja de Rescate

Volver

15/04/2014Evitar los mareos de los niños en el coche

Marearse en el coche es algo que puede ocurrir en los adultos, pero en los niños es un problema más frecuente que puede hacer casi ‘infernal’ cualquier viaje. No es posible evitarlo del todo, pero puede prevenirse.

Cuando uno se marea, sufre una desagradable sensación de inestabilidad que viene acompañada de síntomas como sudores fríos, palidez, bostezos, salivación, náuseas y vómitos. Esto es porque la información del sistema nervioso no cuadra con la de la vista, el oído o el sistema osteomuscular.  

Hay personas más predispuestas que otras al mareo, por distintos motivos. Por ejemplo, el miedo o la ansiedad unidos al movimiento en el coche, pueden provocar malestar, náuseas y sensación de mareo. Es un desarreglo poco frecuente en niños menores de dos años, pero después de esa edad y hasta los doce años de edad, es más habitual.

Los síntomas del mareo se presentan de forma gradual pero aumentan muy rápidamente. Como ya se ha dicho, el mareo se produce por una descoordinación entre las diversas informaciones que dan la vista, el oído y el sistema osteomuscular, así que lo mejor será trabajar para que esa información no sea tan incoherente. Por ejemplo, es muy recomendable que el niño mire hacia el horizonte por el parabrisas, por la parte anterior del coche, ya que así disminuye la sensación visual de velocidad.

También es importante que no fije la vista en un libro o en una pantalla de DVD, aunque sea un buen remedio para mantenerlo entretenido. Lo mejor para que los niños se distraigan en el coche son los juegos de toda la vida como el “Veo, veo”. Además, se pueden hacer más paradas de las habituales, serán beneficiosas para que el niño se airee y pueda estirar las piernas.

Es fundamental llevar el coche limpio, por supuesto, sin olor a tabaco y no fumar durante el viaje que se comparte con los niños. Algunos ambientadores o algunas comidas también pueden provocar el malestar. Llevar el aire acondicionado a temperatura agradable es importante, pero abrir las ventanillas de vez en cuando para que se renueve el aire.

Y sobre todo, hay que ser precavido: nunca de comidas copiosas a los niños antes de viajar. Es preferible que coman alimentos secos y ricos en hidratos de carbono y que no tomen bebidas gaseosas ni leche. Si durante el viaje tienen hambre, lo mejor es darle alguna galleta o un trozo de pan, pero en pocas cantidades. 

Recuerde que su forma de conducir también importa. Si no quiere que los niños se mareen en el coche fácilmente, lleve el coche con la máxima suavidad posible

Volver


replicas de relojes rolex donde comprar replicas de relojes