X

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Home
RACVN Real Automóvil Club Vasco Navarro
replicas de relojes tag heuer comprar replicas de relojes
Hazte socio Descarga tu hoja de Rescate

Volver

07/11/2017Los delitos contra el Tráfico y la seguridad vial más habituales en España.

Según los datos recopilados por la DGT, en 2016 se dictaron más de 55.000 penas de privación del derecho a conducir. Pero, ¿cuáles son los delitos contra el Tráfico más habituales?

Los delitos contra el Tráfico y la seguridad vial mantienen muy ocupados a los jueces españoles. Una de cada tres sentencias dictadas por los tribunales en 2016 lo fue por este motivo, 80.831 en total. Eso sí, suponen casi un 3 por ciento menos que en el año precedente, y la mayor parte del total, más del 80 por ciento, se dilucidó a través de juicios rápidos. Además, alrededor del 90 por ciento de las condenas son dictadas de conformidad con el implicado, con cumplimiento inmediato.

En 2016 se dictaron más de 55.000 penas de privación del derecho a conducir y más de 2.000 pérdidas definitivas de vigencia del carné. Al mismo tiempo, los tribunales españoles dictaron más de 27.954 penas de trabajos en beneficio de la comunidad.

Por comunidades autónomas, el mayor número de condenas por delitos contra la seguridad vial tuvieron lugar en Cataluña, con más de 14.600, seguida de Andalucía, con casi 14.000, Madrid, con más de 10.700, y la Comunidad Valenciana, con poco más de 10.000.

Pero, ¿cuáles son los delitos contra el Tráfico y la seguridad vial más habituales o comunes? La conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas, sin duda. El año pasado se dictaron más de 50.500 sentencias por estas causas, si bien se ha producido un descenso en relación con años anteriores pasando de las 58.600 de 2014, a las 52.523 de 2015 y a las mencionadas 50.500 de 2016.

Ahora bien, la mayoría de los automovilistas que conducen con más alcohol del permitido o con la presencia de drogas han sido castigados por vía administrativa. Así, en torno al 62 por ciento de los expedientes lo son por vía administrativa: en 2016 hubo 102.818 por vía administrativa y solo 61.177 por vía penal.

Los delitos relacionados con el exceso de velocidad punible no representan más del 1 por ciento de los delitos viales, lo que supone que sean algo residual. En 2016 se realizaron 514 acusaciones por parte del Ministerio Fiscal y se emitieron 450 sentencias.

En cuanto a la conducción temeraria y con manifiesto desprecio por la vida de los demás, los datos estadísticos de 2016 reflejan una tendencia a la estabilidad. Por su parte, la conducción sin permiso —tanto por pérdida de vigencia del permiso o licencia como por no haberlo obtenido nunca— supone la segunda fuente en importancia numérica de la que se nutre la estadística de delitos viales peligrosos en España, aunque en resultados globales también se estabiliza.

Bartolomé Vargas, fiscal coordinador de Seguridad Vial considera que existe una considerable dificultad para lograr castigar por vía penal a los conductores que conducen tras consumir drogas; sin embargo, en el caso del alcohol, el límite es claro: el Código Penal estipula una tasa, superior a 0,60 mg en aire espirado por litro. En el caso de las drogas no existe una tasa prefijada, al ser sustancias muy heterogéneas. Sólo se castiga como delito «conducir bajo la influencia de drogas», algo que, además, tiene que quedar probado. Si el conductor se ve implicado en un accidente es más fácil, pero la situación se complica en el caso de controles preventivos o, incluso, al cometer una  infracción. De esta forma, de los 2.270 positivos por infracción, solo se instruyeron 21 diligencias penales; y de los 22.000 positivos en controles preventivos, sólo se instruyeron 16.

La conducción sin permiso también muestra un elevado número de acusaciones y sentencias, más de 25.600, cifra similar a las de los últimos años, seguida de la negativa a someterse a las pruebas de detección de alcohol o drogas. En 2016 hubo 2.384 sentencias por este motivo, cifra levemente inferior a la de 2015, seguidas de las de conducción temeraria, con 1.661. Curiosamente, los excesos de velocidad suponen solo el 1% de las sentencias por delitos contra la seguridad vial en España.

FUENTE: DGT

Volver


replicas de relojes rolex donde comprar replicas de relojes