Anfac advierte de que España está a la cola en movilidad eléctrica

España ocupa la última posición en el mercado europeo (EU 15) en penetración de movilidad eléctrica sobre el conjunto de su parque automovilístico, según el Barómetro de Electromovilidad de Anfac correspondiente al cuarto trimestre de 2019.

La patronal de los fabricantes de vehículos recoge que España obtuvo una puntuación de 16,4 sobre 100 en el indicador global que valora la cuota de vehículos eléctricos y de infraestructuras de recarga en dicho periodo, mientras la media europea se situó en 27,9 puntos. Esta puntuación coloca a España en la última posición superada por Francia (23,5), Hungría (23,9) e Italia (24,4), todos estos países también por debajo de la media del continente. La carrera hacia la electromovilidad la lideró Noruega en los últimos tres meses de 2019, con 238,1 puntos, superando a Holanda y a República Checa, con 110,3 y 53,5 puntos, respectivamente.

Dentro de España, Cataluña (23,4), Asturias (20,9) y Madrid (19,8) fueron las comunidades con mayor penetración en movilidad eléctrica en estos meses.

En cuanto a la representación del vehículo electrificado sobre el conjunto del parque, España abandona la última plaza europea, aunque sigue estando por debajo de la media (26,4 puntos), al registrar una puntuación de 16. Por detrás de España se situaron República Checa (11,5) e Italia (14,1), mientras que Noruega (327,6) y Holanda (99,3) vuelven a estar en lo más alto. La tercera plaza correspondió a Portugal, con 38,4 puntos. Las tres comunidades españolas punteras en esta categoría fueron Madrid (22,9), Cataluña (20,3) y Navarra (17,6). 

Respecto al indicador de infraestructura de recarga, España vuelve a lo más bajo de la tabla, con 16,7 puntos sobre una media de 27,3. La clasificación estuvo liderada por Noruega (120,8), Holanda (121,3) y República Checa (95,6). Cataluña encabezó el ranking nacional en este campo, con 26,4 puntos, por delante de Asturias (26,3) y de Aragón, con 23,5 puntos.

La patronal reclama medidas de ayuda que garanticen la instalación de una red de puntos de recarga pública «suficiente y eficiente», que aporte seguridad y confianza en los usuarios a la hora de comprar un coche eléctrico.

Fuente
Anfac