Cada cuánto tienes que cambiar los amortiguadores de tu coche y por qué

Revisar los amortiguadores de tu coche es esencial para circular de manera segura.

Quizás uno de los elementos claves para circular seguros y reducir la distancia de frenado son los amortiguadores ya que de ellos dependen parte del buen funcionamiento de las neumáticos y su contacto con el asfalto. Para no tener ningún problema, Sernauto nos da unos consejos.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que gran parte de la estabilidad de nuestro coche depende de los amortiguadores. Unos componentes desgastados provocarán que el vehículo cabecee cuando se realizan frenadas bruscas, o que las ruedas pierdan el contacto con el suelo cuando pase por encima de un bache que, en caso de que el piso esté mojado, puede favorecer la formación de aquaplaning.

Pero, la consecuencia directa más evidente del mal estado de los amortiguadores es el aumento en la distancia de frenado. En concreto, cuando circulamos hasta 80 km/h, la distancia puede ser hasta 6 metros mayor si realizamos una frenada de emergencia o, incluso, de un 20 por ciento más a la esperada si el pavimento o los neumáticos tampoco se encuentran en las mejores condiciones. Lo que puede ser la diferencia entre sufrir o no un accidente.

En primer lugar, es necesario revisar los amortiguadores cada 20.000 kilómetros y se recomienda sustituirlos cada 80.000 kilómetros, aunque si no notamos síntomas de desfallecimientos, este kilometraje se puede aumentar.

En cuanto al tacto, podemos saber si unos amortiguadores ya no son eficaces si se sienten pequeñas oscilaciones al conducir o el volante vibra cuando circulamos por una vía bien asfaltada. Además, un desgaste irregular de los neumáticos también nos puede dar una idea, pero, como decíamos, que el coche cabecee o se hunda en las frenadas son síntomas claros de desgaste de los amortiguadores.

Fuente
Sernauto