Controles de velocidad nocturnos: la ciudad donde los radares no duermen

Ante las quejas de los vecinos, el Ayuntamiento de Valladolid ha sacado sus radares móviles a la calle en medio de la noche. Porque sí, los radares también pueden multar cuando no hay luz.

Que los radares móviles no multan una vez que ha caído el sol es una leyenda urbana, y la ciudad de Valladolid es un buen ejemplo de ello.

Tras las quejas de un buen número de vecinos alertando sobre las altas velocidades a las que circulan los conductores de madrugada, el Ayuntamiento de la ciudad ha decidido intervenir sacando sus radares móviles a por la noche. El resultado: 37 denuncias por exceso de velocidad en sólo una salida.

En una noche en la que fue monitorizada la velocidad de 800 conductores, 37 de ellos tendrán que enfrentarse a la multa por superar los límites máximos de velocidad, de los cuales cuatro también han sido denunciados por circular bajo los efectos del alcohol o de las drogas.

Si la policía municipal o la Guardia Civil detectan que se está infringiendo la normativa de manera reiterada en un tramo concreto, no tengas duda de que cualquiera de ellos vigilarán con mayor presencia en la zona. Y ten por seguro que el flash de los radares es lo suficientemente potente como para congelar tu vehículo en la fotografía. Por último, ten en cuenta que cada vez están más generalizados los aparatos que utilizan tecnología infrarroja (invisible al ojo humano) para realizar las fotografías correspondientes. De esta manera, no se asusta al conductor cazado y, además, no se alerta al resto de conductores de su posición, impidiendo que éstos queden alertados y reduzcan la velocidad.

Fuente
Ayuntamiento de Valladolid