¿Cuáles son las autopistas y carreteras más peligrosas de España?

Gracias a los coches, nos movemos con mayor libertad, pero, esto también supone un riesgo añadido: la siniestralidad a la que nos enfrentamos cuando nos subimos a ellos. En ocasiones, los despistes o las imprudencias son los causantes de los accidentes, aunque también es posible que las carreteras o las autopistas por las que circulamos no se encuentren en el estado debido. Pero, ¿cómo podemos saber cuáles son las vías que conviene evitar por su peligrosidad? Desde AEA han realizado su informe anual para determinar el índice de peligrosidad medio de la red de carreteras de España. De hecho, el peligro ha aumentado un 2% con respecto al quinquenio anterior, lo que significa que «la seguridad en las carreteras ha empeorado»: de los 190 puntos negros localizados el pasado año, en 2019 se han señalado 195. Los puntos negros más conflictivos de España.

Atendiendo a las carreteras convencionales, el tramo más peligroso que se ha localizado en la red española, al igual que en el informe del pasado año, es en el kilómetro 358 de la N-122, a la entrada de Valladolid. Este punto negro supera el índice de peligrosidad en 421 la media nacional.

Respecto al tramo de carreteras que contabiliza la cifra más alta de España de accidentes y víctimas, el kilómetro 12 de la A-55, a la altura de Mos, en Pontevedra, sigue siendo un año más el que tiene el récord nacional de accidentalidad, con 123 siniestros y 205 víctimas.

El kilómetro 52 de la AP-68, que se localiza en el Viaducto de Subijana, en Álava, tiene el mayor índice de peligrosidad de la red nacional de autopistas. Supera hasta en 16 veces el índice nacional medio.

La AP-7, en Barcelona, contabilizó 88 accidentes con 119 víctimas.

Fuente
AEA