El 31,7% de los coches en España circula sin la pegatina medioambiental de la DGT

Las ventas de vehículos eléctricos, englobando las categorías de turismos, comerciales, industriales, autobuses y cuadriciclos, se han incrementado en alrededor de un 90% en 2019 respecto al año pasado, alcanzando en el mes de septiembre un volumen de 941 unidades, lo que supone un incremento del 45,6% en comparación con el mismo mes de 2018. Pese a estos importantes porcentajes de crecimiento, las cifras generales resultan insuficientes si se comparan con el volumen general de vehículos de combustión tradicional, y más si se tiene en cuenta el continuo envejecimiento del parque.

El 31,7% del parque actual de turismos y todoterrenos en España no tiene distintivo medioambiental, lo que quiere decir que engloba principalmente a los vehículos más antiguos (modelos de gasolina anteriores a enero de 2000 y diésel anteriores a 2006), según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) recogidos por la patronal de los concesionarios, Faconauto.

Además, otro 34,3% del parque tiene la etiqueta B, correspondiente también a vehículos más viejos, ya que esta pegatina corresponde a los turismos de gasolina matriculados a partir de enero de 2000 y de enero de 2006 para los diésel.

Por su parte, la etiqueta C agrupa el 26,6% del total, y es donde se encuentran los turismos de gasolina matriculados a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014.

Finalmente, los vehículos con etiqueta CERO (eléctricos, principalmente) sólo representan el 0,1% del parque y los de etiqueta ECO (híbridos) alcanzan al 1,2% del total.

Faconauto ha indicado que estas cifras ponen de manifiesto, una vez más, el grave problema que sufre la automoción en nuestro país por la antigüedad de su parque y ha llamado la atención sobre su impacto medioambiental. Así, los vehículos sin etiqueta son responsables del 70% de las emisiones de NOx y partículas en los núcleos más poblados.

También se señala que se dispone de tecnologías maduras «que nos permiten reducir de manera sustancial las emisiones, como son los vehículos gasolina y diésel de última generación, o las alternativas de gas (GNC, GLP)». Desde su punto de vista este tipo de vehículos tienen todavía que jugar un papel fundamental para avanzar en el periodo de transición que estamos viviendo y en el que «son la única oferta medioambientalmente sostenible para todos los bolsillos».

En España se duplicaron (+112,15%) el mes pasado las ventas de vehículos de gas en todas sus modalidades (GLP, GNC y GNL), hasta 2.794 unidades, registrando una penetración del 2,87% sobre el conjunto del mercado, mientras que en lo que va de curso el volumen fue de 27.270 unidades, un 51% más (2,37% de cuota).

La patronal ha recordado que la mejor opción para avanzar hacia una movilidad más sostenible y abordar de manera urgente el cumplimiento de los objetivos europeos sobre cambio climático y calidad del aire, es apostar por la renovación del parque, es decir por achatarrar los vehículos sin etiqueta para sustituirlos por otros que sí dispongan de etiqueta, particularmente si ésta es CERO y ECO, o C para las rentas medias y bajas.

Fuente
FACONAUTO