España, el país que menos invierte en carreteras

España está a la cola en conservación de carreteras, con una inversión en ellas muy lejos de la de países como Alemania, Reino Unido o Italia.

Lo pone de manifiesto la Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructura, ACEX, en su informe “Conservación de carreteras en España. Comparativa con Alemania, Francia, Italia y Reino Unido”.

Este informe, que analiza las prácticas en conservación y explotación de carreteras en cinco países europeos de referencia, pone de manifiesto que en todos ellos se evidencia en los últimos años una falta de inversión que pone en riesgo la movilidad de los usuarios y la eficacia del sistema de transporte. No solo eso, resalta la enorme relación que existe entre la conservación de carreteras y la seguridad vial.

Estamos a la cola de los países de nuestro entorno en inversión en conservación de la red de carreteras. Según datos de 2017, España invirtió 22.489 euros/km equivalentes, mientras que Italia, el siguiente en menor inversión, destinó casi el doble, 41.537 euros/km equivalentes.

Alemania, por su parte, ha pasado de destinar a conservación el 46% de la inversión total en carreteras en 1992, al 56% en 2003, para saltar hasta alcanzar el 70% en 2016. Sin embargo, en España se observa una enorme carencia en cuanto a conservación. Además, la importante inversión realizada en las líneas de Alta Velocidad Española (AVE) ha minimizado los recursos destinados a las carreteras, pasando de los 1.300 millones de euros de inversión en 2009 a los 760 millones de euros en 2017.

A pesar de ser el único país que aumentó su presupuesto de conservación, Alemania registró de 2013 a 2016 inversiones netas negativas lo que, unido a la antigüedad y al incremento del tráfico, provocó un enorme deterioro de la red de carreteras germana. Por su parte, Italia sufrió una fuerte caída de la inversión en conservación en 2008 y 2009, que pese al ligero incremento en los años siguientes, desembocó en la preocupante situación actual de claro mantenimiento insuficiente, que se agudiza en las carreteras provinciales y regionales, cuya inversión es de apenas 3.500 euros/km.

Francia ha sufrido un empeoramiento del firme de carreteras del 10%, pese al incremento del presupuesto destinado a conservación. Y en el Reino Unido la tendencia también es decreciente. En 2017, la inversión alcanzaba los 2.500 millones de euros, un 55% menos que diez años antes.

Los datos de España indican que los recursos destinados a la conservación de las autovías deberían situarse en unos 80.000 euros/km (IVA incluido) y para las carreteras convencionales la inversión debería alcanzar los 38.000 euros/km (IVA incluido), mientras que en redes autonómicas y locales la inversión ideal se situaría en los 21.000 euros/km, dada la menor intensidad de circulación. En su conjunto, debería dedicarse 1.300 millones de euros al año a la conservación de carreteras.

Fuente
ACEX