España registra su mínimo histórico de víctimas mortales en accidente de tráfico 2019

2019 ha finalizado con un balance muy favorable en cuanto a evolución de la cifra de víctimas mortales en carretera en España se refiere, al alcanzar los 1.098 fallecidos. Se trata de la cifra histórica más baja desde que existen registros. En 2018 1.180 personas perdieron la vida en las carreteras (82 personas más que en 2019). En periodos de tiempo más amplios la evolución es muy favorable con una clara tendencia de reducción progresiva. Pese a ello la cifra de cero víctimas sigue siendo una utopía y un claro motivo para no dejar de trabajar en este aspecto.

La cifra mínima histórica alcanzada en 2019 es especialmente significativa teniendo en cuenta que durante el pasado ejercicio aumentaron un 2,5% los desplazamientos, un 2,2 el parque de vehículos y un 1,3% el censo de conductores. Llamativa también ha sido la reducción de un 9,5% de los fallecidos registrados en las carreteras convencionales respecto al ejercicio anterior y además, 2019 ha sido la primera vez en la que no ha habido que lamentar víctimas mortales en autocares en vías interurbanas.

Valoración del RACVN

No hay duda alguna de que alcanzar la cifra histórica más baja es un motivo de satisfacción y de considerar que la evolución es favorable. El hecho de que disminuyan las víctimas en la medida que aumentan los desplazamientos, el número de conductores y el parque de vehículos es doblemente significativo. Siempre que nos referimos a la evolución de las cifras recordamos que para hablar de una evolución real debemos tomar en consideración periodos amplios de tiempo y no la comparación entre un año y el anterior. En este caso también se constata que la reducción de víctimas sigue una disminución progresiva. Sin embargo, queremos recordar que por pequeña que sea la cifra, detrás de cada número hay una persona, un una familia y un motivo por el que seguir trabajando. Por eso, como no podía ser de otra manera, felicitamos a la DGT, pero recordamos que no se debe pecar de caer en la autocomplacencia ni tampoco olvidar hacer autocrítica. Hay dos grandes retos que tiene la administración pública para contribuir a que la cifra siga decreciendo: Procurar una renovación del parque de automóviles y renovar y mejorar el estado de las carreteras (no sólo el asfalto, sino los quitamiedos, marcas viales, señales, trazados y peraltes peligrosos, etc).

Fuente: DGT