Brembo y el silencio de los frenos

El mayor fabricante de sistemas de frenado para coches se encuentra en uno de los mayores retos actuales. Por delante, hacer que los frenos sean los suficientemente silenciosos para no incomodar a los pasajeros de los coches eléctricos.

Seguramente habrás oído hablar del ruido aerodinámico y de rodadura, que son sonidos que se transforman en molestos a altas velocidades o en asfaltos rotos.

En los coches eléctricos, estos sonidos se hacen más evidentes, y el de los frenos también. Por eso, uno de los especialistas mundiales y líder del mercado en frenos se enfrenta a uno de los mayores desafíos, eliminar el ruido de los frenos -o hacerlos los más silenciosos posibles- para que no molesten a los pasajeros en el interior y puedan disfrutar de los viajes, especialmente si están dotados de conducción autónoma. Proveedor de Maserati, Ferrari, Porsche, BMW o Tesla, entre otras marcas de lujo, Matteo Tiraboschi, el máximo dirigente de Brembo explica que « en los modelos con motor de combustión, el ruido generado por los frenos es enmascarado, pero en los eléctricos es muy complicado conseguirlo. De hecho, al no hacer ningún tipo de sonido el motor eléctrico, el ruido de los frenos, aunque sea en una franja muy baja, se transmite al interior ».

Y es que, hasta ahora, este aspecto del sonido de los frenos no era algo especialmente importante, ni siquiera en los deportivos de altas prestaciones. Tiraboshi explica que estamos en una era donde « los clientes prestan más atención al interior, la comodidad y el info-entretenimiento, pasando la deportividad a otro plano ». Afrontando el reto, los italianos también están desarrollando un frenado eléctrico por cable que sea muy ligero, en sustitución de los sistemas hidráulicostradicionales.

El italiano también cree que la tecnología de frenado regenerativo de los eléctricos no va a terminar con los frenos para grandes deportivos.

Fuente
Brembo