Volkswagen descarta por ahora un nuevo modelo para la planta de Navarra

En Navarra, Volkswagen ensambla el Polo y, desde diciembre del año pasado, también el nuevo T-Cross, que alcanzará su cota más alta de producción, con 700 unidades por día, a finales del primer cuatrimestre de este año. El fabricante alemán de vehículos prevé producir unos 350.000 unidades a lo largo de 2019 en la planta española. De estas, 175.000 unidades corresponderán al T-Cross y la misma cantidad al Polo.

Los rumores de la llegada de un tercer modelo a la factoría navarra se acrecentaron tras las declaraciones de la semana pasada del responsable de Producción y Logística de la marca Volkswagen, Andreas Tostmann, quien afirmó que contar con un nuevo convenio colectivo en la planta de Landaben « ayudaría mucho » a la hora de la toma de decisión por parte de la compañía.

« La decisión para un tercer modelo para Volkswagen Navarra no se ha tomado todavía, estamos en las discusiones finales. Un convenio colectivo de larga duración, por ejemplo de cinco años, ayudaría mucho a la hora de tener que tomar una decisión porque da estabilidad », indicó Tostmann, matizando que, previsiblemente, no se sabrá nada más hasta el próximo mes de mayo.

El grupo Volkswagen ha cifrado en 15 millones de vehículos la previsión de producción de la primera oleada de vehículos electrificados basados en la plataforma modular eléctrica MEB, que se prolongará entre 2019 y mediados de la próxima década.

La multinacional alemana prevé invertir 44.000 millones de euros en electromovilidad, conducción autónoma y nuevos servicios de movilidad hasta 2023.

Volkswagen está impulsando su ofensiva de vehículos eléctricos y para ello está adaptando la capacidad de fabricación necesaria para la producción de más de un millón de vehículos eléctricos al año para el horizonte 2025.

En este contexto, está trabajando en la transformación de su planta de Zwickau (Alemania) hacia la fabricación de vehículos eléctricos y en ella prevé fabricar hasta 330.000 coches eléctricos al año.

Actualmente, el Volkswagen Golf y su versión familiar se ensamblan en esta factoría, aunque desde finales de este año se montará el primer coche eléctrico basado en la plataforma modular eléctrica MEB del grupo, el ID. La previsión es que la planta de Zwickau fabrique, en última instancia, seis modelos eléctricos de tres marcas diferentes del consorcio desde 2021.

Asimismo, la compañía también transformará sus plantas alemanas de Emden y Hanover en factorías de producción de automóviles eléctricos y establecerá su segundo centro de movilidad eléctrica en el Estado federal de Baja Sajonia (Alemania).

Emden producirá vehículos eléctricos a partir de 2022, mientras que Hanover acogerá la familia I.D. Buzz también a partir del mismo año, junto con vehículos de combustión interna. Además, dicho plan garantiza el empleo en ambas localizaciones hasta 2028.

Fuente
Volkswagen