Gestamp exporta tecnología desde Navarra a su nuevo centro en México

Gestamp inauguró el pasado marzo su séptima fábrica en México, en la localidad de San Luis Potosí, tras una inversión de 74 millones y con una plantilla inicial de más de 300 trabajadores. El centro está equipado con tecnologías de producción en las que el grupo de componentes de automoción es un referente mundial, como la estampación en caliente y el hidroformado.

Para la implantación de este segundo proceso en la planta azteca, la multinacional recurrió a Gestamp Navarra, la filial del grupo que es la especialista en esta tecnología, que recurre al uso del agua para dar una forma especial a las piezas.

En otras palabras, la corporación exportó tecnología de Navarra a México para dar mayor valor añadido a la factoría de San Luis Potosí. De México llegaron una docena de técnicos para formarse en Orkoien, una de las dos plantas del grupo en Navarra y la única de Europa que cuenta con seis líneas de hidroformado. San Luis Potosí tiene una línea, “gemela” de las anteriores. Los trabajadores aztecas llegaron a Orkoien en dos tandas.

Algunos residieron hasta tres meses en Navarra, completando su cualificación con la ayuda de sus compañeros de la planta cercana a Pamplona.

Entre los técnicos que llegaron a la “academia de Orkoien” figuraban ingenieros, troquelistas, responsables de mantenimiento y operarios en primera línea del hidroformado. En sentido inverso, de Orkoien partieron dos responsables para afianzar la producción de San Luis Potosí, donde estuvieron más de tres meses.

Aparte de esta novedad, el centro de Orkoien está de aniversario. Celebra su trigésimo ejercicio en actividad.

Fuente
Gestamp