ITV: uno de cada cinco coches la suspenden

La ITV es una revisión obligatoria que tienen que pasar los vehículos para garantizar el buen estado de los principales elementos del coche. Durante el año pasado, las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) españolas llevaron a cabo la inspección de 20.714.602 unidades, un 2,52% más que el año anterior, de los cuales 4.331.123 vehículos no superaron la primera inspección obligatoria (el 20,9% del total), según datos proporcionados por AECA-ITV.

En este incremento ha tenido importancia la normativa que regula en España la inspección técnica de vehículos y que entró en vigor en mayo de 2018, con el control de emisiones de vehículos ligeros y pesados por medio de la lectura de los registros en las centralitas del motor, que ha conseguido detectar unos 180.000 vehículos más con emisiones no acordes con la normativa.

Esta tasa de rechazo obedece a que durante las inspecciones se detectaron hasta un total de 27.225.429 defectos, de los cuales 8.385.076 eran graves (imposibilitan que el vehículo pueda superar la inspección técnica). Así, el promedio de errores graves detectados por vehículo rechazado es de 2,5.

Los segmentos en los que más defectos graves se encontraron fueron el de alumbrado y señalización (24,9%), ejes, neumáticos y suspensiones (20,1%), exceso de emisiones contaminantes (16,2%), y los relativos a frenos (13,3%).

Los vehículos que presentaron mayores defectos graves fueron camiones (30,6%), remolques y semirremolques (28,9%), autobuses (26,8%) y furgonetas (25,8%). Hay que tener en cuenta que el parque español tiene 12 años de antigüedad de media, uno de los más antiguos de Europa, lo que supone un problema de seguridad y medio ambiente.

Por otro lado, preocupa el nivel de vehículos que circulan sin tener la ITV vigente, que en España se sitúa en el 20%.

Fuente
AECA-ITV