Más de la mitad de los conductores no revisa con regularidad sus neumáticos.

La seguridad en la carretera comienza por tener los neumáticos adecuados y revisarlos al menos una vez al mes. No obstante, las cifras registradas por fuentes oficiales del sector dicen lo contrario y advierten de que el 52% de los conductores no comprueban sus neumáticos mensualmente. El neumático es una categoría de «baja implicación» y un mal mantenimiento de estos, está detrás del 16% de los accidentes con víctimas.

Desde Bridgestone, compañía líder en la fabricación de neumáticos y productos derivados del caucho, se recuerda a los conductores, antes de que emprendan sus viajes, la importancia de revisar su vehículo con especial atención a sus neumáticos para evitar que esta cifra aumente y poder mantener la seguridad vial con cuatro sencillos consejos.

El 52% de los conductores no comprueban sus neumáticos y el 30% de los coches europeos muestran neumáticos con señales de envejecimiento o irregularidades que pueden incrementar significativamente el riesgo de fallo.

También es importante que los neumáticos lleven el nivel de presión correcto. Aquellos que están bajos de presión no sólo ponen en peligro la capacidad para frenar y maniobrar con seguridad (aumentando la distancia de frenado hasta un 50%), sino que consumen más combustible y se desgastan más rápidamente. El 20% de los coches que circulan por la UE no sigue ninguno de estos pasos y circula sin haberlos comprobado antes.

El 55% de los conductores no conoce la presión de inflado adecuada para su coche. Se recomienda que la presión se compruebe con los neumáticos fríos, ya que, de no ser así, el aire caliente se expande y se pueden obtener valores inexactos. La información sobre los valores recomendados se puede encontrar en el manual del usuario, en el interior de las puertas o bajo el tapón del combustible.

El 44% tampoco sabe comprobar la profundidad de la banda de rodadura (siendo la mínima legal 1,6 mm). La forma más fácil de determinarla es mediante el uso de un medidor especial o del indicador de desgaste incorporado a los neumáticos. Si los marcadores de la banda de rodadura dispuestos transversalmente a la dirección de la marcha están al nivel del dibujo, es el momento de cambiarlo. Como truco, basta insertar una moneda de 1 euro en la banda y si se puede ver el borde amarillo, es hora de un cambio.

Es fundamental comprobar si hay rasguños, cortes y/u otros daños en los neumáticos. Además, las altas cargas durante los viajes de vacaciones combinadas con altas temperaturas y un nivel bajo de presión podría provocar un reventón y, en consecuencia, la posible pérdida de control de la dirección. Especial atención debe prestarse a los neumáticos de caravanas, autocaravanas y remolques, sobre todo si no se han utilizado durante un tiempo.