Motorista que invade el sentido contrario en un atasco

Invadir el sentido contrario en un atasco es una de las infracciones más habituales que cometen los motoristas. Dicha acción es considerada una infracción grave, lo que conlleva una multa económica de 500€ y la pérdida de seis puntos en el carné de conducir del motorista.

Con dicha acción indebida el motorista pone en riesgo su propia vida y obliga al resto de conductores de los otros vehículos a esquivarle en ocasiones, provocándoles un estrés innecesario mientras van circulando.

Muchas veces, los conductores de una motocicleta se pueden ver tentados de invadir el sentido contrario para avanzar más rápidamente por una calle con mucho tráfico. Aunque sólo recorra unos metros, el código de circulación lo tipifica como una falta grave.

Invadir el sentido contrario en un atasco no es la única de las imprudencias e infracciones habituales cometidas por los motoristas. Otras de las más frecuentes son las siguientes: adelantar sin respetar la separación de seguridad con otros vehículos (de 1,5 m), circular a velocidad excesiva, circular por el arcén, adelantar por la derecha, cambiar de sentido donde no está permitido, circular con las luces apagadas, avanzar entre coches, estacionar en la acera (si los ayuntamientos no lo han regulado de forma específica) y circular a velocidad excesiva en zonas residenciales.

Fuente
DGT