Preparar el coche para después del confinamiento

  • Cuando un vehículo va a estar más de un mes sin funcionar, conviene prepararlo para que esté en perfectas condiciones al ponerlo en marcha
  • Revisar los líquidos, el sistema eléctrico y los frenos es clave
  • También se puede desinfectar por fuera y por dentro para asegurar la eliminación de posibles virus

Estamos pasando unos tiempos realmente convulsos y, sobre todo, nunca vividos por la mayoría de la población. Muy pocos automóviles circulando –al principio y sólo los de servicios esenciales, y la verdad es que cada vez se ven más- y los pueblos y ciudades prácticamente vacías de ‘vida’. Esperemos que más pronto que tarde podamos empezar a circular todos y, lógicamente, habrá que ‘revisar’ algún elemento del coche para que esté en forma cuando llegue el día.

Cuatro elementos, nos señalan desde SEAT, como fundamentales para que el vehículo, que ha estado casi dos meses en ‘dique seco’, no nos dé un disgusto al encender el contacto.

1. Revisar los niveles. Importantísimos son el líquido refrigerante y el aceite del motor. Una vez comprobado que están en niveles normales, y una vez encendido el motor, es aconsejable dejar el motor en marcha durante unos minutos antes de empezar a rodar, de manera que los líquidos circulen por los conductos y lubriquen las piezas.

2. Controlar la presión de los neumáticos. Si bien es cierto que ésta es una operación que debe realizarse cada quince días, es muy importante tras mucho tiempo sin rodar pues la presión de los neumáticos disminuye día a día. Además, al quedarse sin aire, el peso del coche podría dañar la llanta y deformar la rueda.

3. Doble check. En este tipo de situaciones se hace imprescindible la comprobación de todos los elementos usados durante la conducción: luces, intermitentes, elevalunas, limpiaparabrisas y todos los dispositivos electrónicos. Esta información es fácil obtenerla al conectar el Infotainment del coche, si lo tiene. Al no funcionar correctamente algún elemento, un aviso lumínico lo indicará. No hay que olvidar el sistema de frenos con una acción muy sencilla, basta pisar el pedal correspondiente y percibir si se mantiene en una posición firme.

4. Puntos a desinfectar. Ya puesto en ‘harina’, resulta sencillo la desinfección del vehículo, comenzando por los tiradores exteriores e interiores, volante, cambio de marchas, pantalla táctil, controles de indicadores, de posición de los asientos y elevalunas. También salpicadero, alfombrillas, o ventilación. El exterior no hay que olvidarlo.

Respecto a los productos… muy sencillo: agua y jabón, productos específicos para el cuidado del coche y, en menor medida, líquidos que contengan un 70% de alcohol.

Fuente
SEAT