Razones para comprar un coche con cambio automático

Una de las decisiones que hay que tomar antes de comprar un coche nuevo, es si lo queremos con cambio manual o automático.

En países como Estados Unidos, la mayoría de los vehículos están equipados con cambio automático y en España, poco a poco, este tipo de transmisión está ganando cada vez más terreno, aunque por el mometo el protagonismo recae en los coches manuales.

Ventajas de coches con cambio automático

  • Comodidad: una vez que el coche está en movimiento, ya no tenemos que pisar el embrague ni pensar en cambiar de marcha. El coche lo hace por sí solo. De esta manera, la pierna izquierda no se utiliza para nada y solo hay que acelerar y frenar.
  • Concentración: el cambio automático permite centrarnos únicamente en manejar el volante sin necesidad de estar pendientes del cambio de marchas. En definitiva, son muy fáciles de manejar.
  • Un seguro en las cuestas: ¿te has quedado alguna vez parado en una cuesta y al arrancar se te ha ido el coche hacia atrás? En un coche automático no te pasará. Al levantar el pie del freno y acelerar, el coche inmediatamente tiende a ir hacia delante, en cambio, en los coches manuales hay que jugar con el freno, el embrague y el acelerador y, en muchas ocasiones, si no se hace con la suficiente destreza, el coche puede desplazarse un poco hacia atrás.
  • Menor desgaste mecánico: los elementos de transmisión se desgastan menos con los cambios automáticos. Con esta transmisión el coche cambia por sí solo y no hay que ir engranando manualmente las marchas.
  • Eficiencia: se tiende a pensar que los coches automáticos consumen más que lo manuales, la realidad es que, hoy en día, hay en el mercado cambios automáticos igual de eficientes que los manuales. La evolución en la electrónica ha dado paso a cambios más rápidos y eficientes.

Pero no todo son ventajas, entre los inconvenientes encontramos que su precio es más elevado y que, aunque ya hay disponibles cambios eficientes, todavía hay en el mercado cajas automáticas que aumentan ligeramente el consumo del vehículo.