SEAT reduce un 43% su huella ambiental de producción desde 2010

SEAT está comprometida con el cuidado del medioambiente y, en 2019, ha seguido trabajando intensamente en la reducción progresiva del impacto ambiental de su actividad. La automovilística ha conseguido disminuir en un 43% sus cinco principales indicadores medioambientales, que incluyen los consumos de energía y agua, generación de residuos, compuestos orgánicos volátiles y CO2 derivados de producción.  La compañía da así un gran paso hacia la consecución de los objetivos establecidos para 2025, en los que se propone rebajar el 50% su huella medioambiental derivada de producción respecto a 2010.

En concreto, desde que SEAT inició su ofensiva medioambiental hace ya una década, la empresa ha bajado su consumo de energía y de agua en un 26% y un 32%, respectivamente, ha mejorado la gestión de los residuos en un 58% y ha reducido la emisión de compuestos orgánicos volátiles en un 23%. Además, ha disminuido la emisión de CO2 en la atmósfera derivado de producción en un 65%.  En 2019, la compañía ha realizado una inversión de 27 millones de euros en iniciativas medioambientales.

Durante el pasado año la empresa ha puesto su foco en impulsar medidas para producir menos residuos y dar un tratamiento más eficiente a los generados. Para ello se han activado distintas iniciativas durante toda la fase de producción con una visión integral, desde la minimización de la generación de residuos hasta su posterior reciclaje y revalorización. Como resultado, SEAT ha disminuido un 38,5% sus residuos en un solo año, consiguiendo así un descenso del 58% desde 2010 y ha rebajado en dos kilos por vehículo producido los residuos destinados a eliminación.

Entre las medidas aplicadas en este 2019 vinculadas a los residuos destacan la reducción en origen de envases de productos y de masillas destinadas a eliminación, la mejora de la segregación y el tratamiento de los residuos para garantizar su aprovechamiento, así como la sustitución del uso de botellas de plástico por botellas reutilizables, que ayuda a eliminar 22 toneladas de plástico al año y que la compañía ha distribuido entre sus empleados.

En cuanto a los proyectos activados para disminuir el CO2 en 2019 cabe mencionar los destinadas a mejorar la eficiencia energética, como el plan de recuperación de la energía en los hornos de pinturas, que permite un ahorro anual de 11,7 GWh en el consumo de gas natural, el equivalente a lo que necesitan unos 2.400 domicilios españoles en todo un año. Gracias a este plan, se dejan de emitir 2.400 toneladas de CO2 cada año.

En el taller de pinturas también se han puesto en marcha con éxito varias iniciativas de ahorro, entre ellas la reutilización del agua que se usa para el rociado de pintura del vehículo, que una vez limpia, se devuelve al proceso en un circuito totalmente cerrado.

El pilar medioambiental es uno de los ejes claves de la estrategia de sostenibilidad de SEAT. Bajo este marco, en 2010 se inició Ecomotive Factory, un plan cuyo objetivo era disminuir al máximo el impacto en el entorno de la fábrica de SEAT en Martorell. Hoy en día, el cuidado del planeta cobra aún más importancia bajo la misión corporativa global Move to Zero, cuya ambición es minimizar el impacto medioambiental de todos los productos y soluciones de movilidad durante todo su ciclo de vida, desde la obtención de las materias primas y la producción hasta el final de la vida útil.

Fuente
SEAT