Sistema ‘Hill-Holder’: qué es y cómo funciona

La tecnología y los coches van completamente de la mano. Solo hay que ver que cada vez hay más vehículos equipados con funciones autónomas o semi autónomas.

Actualmente, diferentes marcas automovilísticas cuentan en sus catálogos con vehículos dotados de sistemas de ayuda a la conducción: coches que pueden aparcar solos, que apagan el motor en las paradas o que activan automáticamente las luces. Tecnologías que facilitan y ayudan a los conductores a la hora de conducir.

El sistema ‘Hill-Holder’ es uno de ellos. Una tecnología que cada vez incorporan más vehículos. Este sistema también se denomina control de retención en pendiente o asistencia de arranque en pendiente.

¿Qué es y cómo funciona?

La tecnología ‘Hill-Holder’ es una función más del sistema antibloqueo de frenos ESP. Su finalidad es que cuando el conductor para el coche en una cuesta o pendiente, esta tecnología detecta el grado de inclinación en el que se encuentra el vehículo. De esta manera, cuando se levanta el pie del freno, el sistema evita que el coche se desplace hacia atrás.

Este sistema se activa automáticamente sin que el conductor tenga que hacer nada. Solo hay que levantar el pie del freno, sin necesidad de jugar con el embrague o con el freno de mano cómo se haría tradicionalmente.

Cada vez es más habitual que los nuevos vehículos incorporen este tipo de tecnologías que facilitan la conducción.

Examen práctico de conducir

El sistema ‘Hill Holder’ es una de las nuevas tecnologías permitidas en los exámenes prácticos de conducir desde el pasado 15 de septiembre. Además de esta ayuda, también se ha aprobado la utilización de la cámara de marcha atrás y 360º y/o sensores de aparcamiento, el sistema ‘Start-stop’, la activación automática de alumbrado y limpiaparabrisas, el aviso de frenada de emergencia, el sistema de detección de fatiga y la alerta del tráfico cruzado.

Fuente
Propio